lunes, 22 de febrero de 2010

PRIMERA MARATÓN MESSIER

DESCARGA EN PDF DE LA CONVOCATORIA
El próximo día 13 de marzo, si la meteorología nos permite ver el cielo, pretendemos realizar la PRIMERA MARATÓN MESSIER organizada por la Asociación Cultural Cuatrineros.
Este evento, iniciado por Don Machholz, de la San José Astronomical Association (U.S.) en la década de los 80, ha sido paulatinamente adoptado por numerosos aficionados y consiste en el intento de observación de todos los objetos celestes catalogados por CHARLES MESSIER (1730-1817), astrónomo francés, primero en crear un catálogo sistemático y extenso de los denominados OBJETOS DEL CIELO PROFUNDO (110, contando con las adiciones efectuadas durante el pasado siglo, derivadas del estudio de los apuntes del autor).
Siendo Messier un “cazador” de cometas, como tantos otros en su época, comenzó su catálogo como referencia de los objetos difusos con los que se había topado y que le habían hecho “perder el tiempo”, pensando que se encontraba ante un cometa (como ocurrió en el caso del primer objeto, al que llamamos Messier 1, ó M1: la Nebulosa del Cangrejo, una nube difusa, remanente de la explosión de una supernova, acaecida el verano de 1054 y cuyos restos, situados en la constelación de Taurus, hicieron pensar al astrónomo que se encontraba ante el esperado cometa cuyo retorno fue predicho por Halley, ya que aparenta ser uno que, lejano al Sol, todavía no ha desplegado su cola o cabellera). Vemos pues que Messier comenzó la catalogación de los objetos de cielo profundo, movido por el rechazo que éstos le producían. No obstante, paulatinamente, la inclusión de otros objetos difícilmente confundibles con cometas (como las Pléyades, fácilmente discernibles a simple vista o , incluso una estrella doble, como es el caso de M40) indica que acabó enamorándose de ellos... Y no es de extrañar, ya que algunos constituyen las más bellas estructuras observables en la bóveda celeste.
Dentro del catálogo encontramos Galaxias, Nebulosas de distintos tipos, Cúmulos (abiertos y globulares) e incluso estrellas dobles, como se ha dicho.
Pretendemos realizar pues la observación del mayor número posible de estos objetos en una sola noche, para lo que se elige una lo más próxima posible al equinoccio vernal, momento en que la duración luz/oscuridad se equipara, por lo que podremos observar los 360º de la bóveda celeste entre crepúsculos. Considerando el esfuerzo que supone, se elige un viernes o un sábado, para que el domingo nos permita recuperar las horas de sueño. Por otro lado, la Luna (tras la meteorología adversa) es el principal enemigo en la observación de objetos difusos, por lo que el fin de semana de elección debe estar próximo al novilunio.
Para este año 2010, la Luna Nueva corresponde a la noche del día 15, por lo que son de elección los días 13 y 20 de marzo (primera opción el 13 ya que la Luna molestará menos). No obstante, en caso de encontrar un cielo adverso, reintentaremos la maratón el fin de semana siguiente.
Reproducir el cielo de un año en una noche de 12 horas, hace que tengamos que comenzar la observación con el crepúsculo vespertino, mirando justamente hacia el Oeste para tratar de localizar unos objetos difusos que, debido a la luminosidad remanente del Sol, serán complicados de ver (M77, M74, M33, M32, M110, etc.). Estaremos ocupados, aproximadamente hasta las 22:30h, momento en que haremos un receso (si queréis) hasta la 01:30h en que aprovecharemos para reponer fuerzas y entrar en calor (no se os olvide que estamos en la provincia de Teruel, a unos 1150m sobre el nivel del mar, en invierno, y hace mucho frío). Tras el descanso, retomaremos la actividad, previsiblemente hasta el amanecer, en que tendremos que pelear con el crepúsculo matutino que, casi seguro, nos impedirá ver M30.
No completar la maratón, no implica un fracaso ya que muchos astrónomos aficionados (y muchos más, profesionales) no completan la observación de todos los objetos del catálogo a lo largo de toda su vida.
La belleza de dichos objetos celestes compensa con creces la noche de vigilia que pasaremos. Por otro lado, la disponibilidad de un material de primerísima calidad como el que tenemos en el grupo astronómico es una oportunidad única, ya que se piensa usar:
.1 Telescopio Meade LX-200-GPS con ACF de 10”, con sistema GOTO, con multitud de accesorios (oculares UWF, reductor f:6'3, filtros OIII y UHC, etc.)
.1 Binoculares Miyauchi 25x140, con sistema GOTO
.2 Binoculares 25x100
.1 Telescopio William Optics 110mm Apocromático, de fluorita, con montura EQ6-Pro.
.Varios Binoculares William Optics 7x50.
Sería interesante que traigáis binoculares adicionales para hacer un estudio comparativo de la visibilidad de los distintos objetos, según aperturas, ya que hay cierta controversia con la de alguno de ellos.
Es indispensable ropa de abrigo suficiente, mejor con bastantes capas para poder adaptarnos a cada momento. Siempre es mejor que una prenda pase la noche en el coche a que tengáis que abandonar la observación en condiciones de hipotermia. No descuidéis las botas y calcetines (que sean de montaña o de descanso).
Se partirá a las 19:30h del edificio Ítaca (sede del observatorio astronómico), situado en Montalbán, en la calle Manuela Cirugeda, 7.
Pretendemos realizar las observación desde el Corral del Morcilla, en la pista que, partiendo de la A222 en la zona de Cantalobos, va hacia la localidad de Armillas (40º52'51” N / 0º50'37” O). Si llegáis tarde y acudís directamente al lugar de observación, haced el último tramo con las luces del vehículo apagadas (para evitar deslumbramientos a los que ya estemos trabajando) y a poca velocidad para no levantar polvo que pudiera ensuciar las lentes de los aparatos. Procurad aparcar lejos o anular las luces automáticas de puertas y portones.
¡BUENA CAZA!

1 comentario:

JanuskieZ dijo...

Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors